"Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora". Proverbio hindú.
"Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía". José Vasconcelos (1882-1959) Filósofo, educador y político mexicano.

miércoles, 30 de mayo de 2012

ES MIO


Cuando Augusto aprendió a hablar, lo primero que dijo no fue ni mamá ni papá, dijo: "es mío". Era suyo el biberón, el chupete y el camión de juguete. Pero también era suyo el tractor del primo Carlos, la pelota de Carlota y el sillón de Simón. Y claro, así no había manera. Nadie quería jugar con Augusto. ¿Vosotros jugaríais con él? Yo tampoco.


Su padre, muy preocupado, fue a visitar al doctor, un señor muy especial que podía hacer magia. El doctor dijo al padre:

-Cuando Augustito se duerma, dile muy flojito en el oído: "Abra-cadabra, te dejo mi cabra, venga-tumengua, te saco la lengua".
A la mañana siguiente, Augustito se llevó un buen susto cuando fue a decir: "es mío". Sin saber por qué dijo: "te lo dejo". Todo el mundo sorprendido preguntaba:
-¿Cómo ha sido?
Y rodeado de amigos, Augustito contestó:
-He soñado que mi padre y mi maestra me decían: "si quieres reir, lo mejor es compartir".

Cuentos de Educación Emocional. Editorial Algaida.



4 comentarios:

  1. Bonita frase : si quieres reir , lo mejor es compartir. Ese tipo de valores es lo que debemos trasmitirle a nuestro alumnado , además de conocimientos , por supuesto. Feliz fin de curso y un saludo desde ana-reutilizar

    ResponderEliminar
  2. Que bonito y verdadero...
    Ya nos haría falta aprenderlo también a los mayores que, muchas veces, somos los que evitamos a los peques los arranques de generosidad.
    Dicen que el "yo" sigue vivo hasta media hora después de haber muerto.
    Un abrazo desde Alhaurín de la Torre.

    ResponderEliminar